Aduriz se despide a lo grande: «No necesito un hueco en la Gabarra, sólo que la saquen»

El delantero dice adiós desde el césped de San Mamés, acompañado por todos sus compañeros del Athletic

Nada sabía Aritz Aduriz de la que el Athletic le había preparado. Fue él quien pidió despedirse en una rueda de prensa como las de toda la vida, dentro de lo que cabe, y el club respondió a sus deseos, organizando el mayor homenaje que permiten las circunstancias que vivimos. La primera rueda de prensa del deporte español desde que comenzó el Estado de Alarma fue un baño de masas en San Mamés, el templo que Aduriz tanto honró. Acompañado de su mujer y sus dos hijas, salió de la zona de vestuarios y atravesó un pasillo de aplausos que formaban sus compañeros y los técnicos del club hasta alcanzar el punto exacto en el que marcó su último gol, aquella chilena contra el Barcelona con la que arrancó esta Liga.

«Todo esto me sobrepasa, estoy abrumado, no soy capaz de devolver todo lo recibido estas días. Me habría gustado irme con menos ruido, le había pedido al club hacer algo lo más sencillo posible. Si esto en sencillo…», decía después, como siempre quitándose importancia, pese a ser el sexto máximo goleador de la historia del Athletic, pese al enorme legado que deja ahora que, con 39 años y tres meses, se ve obligado a retirarse de inmediato: «El cuerpo tiene un límite».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *