El CSD fuerza una tregua entre Tebas y Rubiales para hacer posible la vuelta del fútbol

Ambos dirigentes, con Irene Lozano como mediadora, acuerdan los términos para el regreso de la competición de Primera y Segunda / Los derechos de televisión también reparten dinero al fútbol modesto y otros deportes a través de la Federación y el CSD

Por muchas cuentas que hicieran la Liga de Javier Tebas y los clubes sobre su regreso a la competición, una vez estabilizada la pandemia, nada sería posible sin la autorización de la Federación Española de Fútbol, porque es quien posee las competencias. Por muchos escenarios que dibujara el organismo presidido por Luis Rubiales, incluso el avanzado en caso de que el Ministerio de Sanidad no permitiera que se disputaran más partidos, con clasificaciones provisionales que pasarían a ser definitivas, imponerlos supondría enfrentarse a los clubes, además de a un posible y difícil horizonte jurídico por la catarata de demandas. El acuerdo era, pues, inevitable, algo que sabían los barones del fútbol, forzados por el Gobierno, en la figura de Irene Lozano, a firmar una tregua que haga posible el fútbol, aunque sea a puerta cerrada, y salve una industria clave para todo el deporte.

Es lo que hicieron Rubiales y Tebas, con la secretaria de Estado para el deporte como mediadora, reunidos por espacio de hasta ocho horas el pasado sábado en el Palacio de Viana. Un encuentro impensable entre dos personajes enfrentados y muy frontales, a los que no distingue la ductilidad, y cuya guerra, en mitad del drama nacional, se había situado fuera de la realidad. El acuerdo de mínimos es el suficiente para sellar los tiempos del arranque de las competiciones profesionales cuando el Consejo Superior de Deportes (CSD) reciba las autorizaciones pertinentes. Otras cuestiones que los enfrentan, como las elecciones en la Federación, no formaron parte de lo acordado, según pudo saber este periódico, que se circunscribió a la situación creada por la crisis sanitaria.

Una de las conclusiones de la reunión es que es necesario acabar el campeonato, porque de ello depende la sostenibilidad del sistema, no únicamente de los clubes, sino de todo lo que se deriva de ello. Por ahora, restan por cobrar, aproximadamente, un tercio de los derechos de televisión, tasados por la Liga en 549 millones de euros, que también reparten beneficios sobre la Federación (1%), AFE (0,5%) y el propio CSD, que recibe un 1% para el pago de cotizaciones a la Seguridad Social de deportistas de alto nivel, más otro 0,5% para ayudar al fútbol femenino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *